Hacia los Aeropuertos 4.0

Como en el resto de sectores de actividad el aeroportuario va a experimentar una profunda y necesaria transformación de la mano de la Inteligencia Artificial y la Ciencia de Datos. Las previsiones de los operadores apuntan a que el número de pasajeros que transitará por los aeropuertos se va a duplicar en los próximos 20 años, lo que va a poner a prueba la estructura de gestión de estos espacios.

Doblar el transito aeroportuario va a requerir de la ampliación de infraestructuras pero, fundamentalmente, de sistemas de gestión eficientes que permitan, por un lado, reducir los  tiempos de estancia y espera y, por otro, agilizar todos los trámites y acciones, en ocasiones largas y tediosas, a las que el viajero se ve sometido en sus visitas a los aeropuertos.

El objetivo a perseguir es que el flujo de pasajeros sea constante evitando los cuellos de botella que provocan la facturación, los dispositivos de seguridad o los puntos de información. Ante esta realidad y las destacadas previsiones de crecimiento, el modelo ha de girar hacia tránsitos ágiles a través de operativas que garanticen la alta rotación de los millones de viajeros que pasan y pasarán por los aeropuertos cada día.

Inteligencia Artificial = mayor eficiencia aeroportuaria

Esta imprescindible mayor eficiencia del sector llegará de la mano de la  implementación de las potencialidades que nos ofrecen la Inteligencia Artificial y el Big Data, como tecnologías matriz del Machine Learning, Deep Learning, Business Intelligence, RPA, y un largo etcétera. Para conseguir imprimir a las operativas aeroportuarias esa mayor celeridad de la que hablamos, es indispensable la automatización de procesos que nos ofrece toda esta tecnología.

De hecho, el sector aeroportuario internacional ya se encuentra en proceso de implantación de soluciones de Inteligencia Artificial en tareas de atención al cliente, seguridad o logística, como primeros pasos en el camino hacia una gestión aeroportuaria 4.0.

La atención al cliente y la experiencia de usuario se está eficientando gracias al desarrollo de bots que pueden atender las necesidades de miles de pasajeros a la vez, en cientos de idiomas. Estos sistemas tienen capacidad para explicar a los viajeros a qué lugares han de dirigirse, y ofrecen información permanentemente actualizada y en tiempo real sobre embarques, llegadas, vuelos en curso, etc. posibilitando que el personal de tierra pueda dedicarse a la realización de tareas de mayor valor añadido.

Seguramente la obligación, necesaria, pero más tediosa y en la que más tiempo se pierde es la del paso por los controles de seguridad. En un futuro no lejano, este trámite se realizará de manera prácticamente automática, sino completamente automática, mientras los pasajeros avanzan por determinados pasillos, cintas de transporte… gracias al avance de la sensórica, los sistemas Internet of Things (Iot) y la Visión Artificial. El reconocimiento biométrico, los identificadores digitales (tokens) o los sistemas de detección de objetos abandonados van a hacer más seguros los aeropuertos empleando menos tiempo en las tareas de control que, actualmente, obligan a acudir a las instalaciones con mucha antelación, y contribuyen a las altas concentraciones de pasajeros en las terminales.

Gemelos digitales

También los sensores e Internet of Things posibilitan en trabajo sobre datos obtenidos en tiempo real y la creación de Gemelos Digitales (Digital Twins) con los que diseñar dispositivos o probar nuevos modelos de gestión sin asumir ningún tipo de riesgo. Estas herramientas, como su propio nombre indica, generan una réplica virtual de los entornos reales, en este caso el aeroporturario, con los que hacer simulaciones de posibles situaciones que se puedan dar o cambios que se requiera realizar en los modos de operar.

Pongamos que un destino se pone de moda y aumenta vuelos, concentrando su área de ubicación viajeros de manera constante. Un sistema espejo, como también son conocidos, posibilita probar en el Gemelo Digital el funcionamiento de la terminal permutando esa puerta de embarque con otra situada en una zona más despejada, con destinos menos transitados en su entorno, por ejemplo. O en el caso inverso, en el de las llegadas, apostándola cerca de las cintas de recogidas de maletas para procurar un tráfico rápido de salida de los pasajeros.

Otro ejemplo gráfico lo tenemos en el diseño de operativas tras el concierto de nuevos vuelos o aumento de frecuencias con las compañías aéreas. Gracias a la concurrencia de la Inteligencia Artificial, concretamente del Machine Learning, con un gemelo digital se puede simular la nueva situación para analizar y tomar decisiones sobre el tránsito por la infraestructura, la necesidad de recursos humanos, elección de puertas para cada vuelo, operativas logísticas, de limpieza… es decir, se plasma el futuro para conocer los requerimientos de los cambios a adoptar y tomar las mejores decisiones basadas en la certidumbre.

Predicción de la Demanda

A trabajar sobre certezas ayudan también los sistemas de Predicción de la Demanda, de gran utilidad a la hora de realizar previsiones sobre la afluencia de pasajeros, los consumos en las instalaciones aeroportuarias o el transporte de carga que se van a requerir en un futuro. Anticipar las necesidades, de nuevo, simplifica la toma de decisiones y las hace más acertadas, lo que lleva a gestiones mucho más eficaces de las instalaciones, personal y recursos de los que se dispone.

La base de estos sistemas vuelve a ser la explotación del dato, se trabaja con fuentes internas y externas: ERP, CRM, calendario laboral, indicadores económicos, meteorología, históricos de actividad, tendencias de mercado, campañas promocionales… que serán tratadas con algoritmos predictivos para transformarlas en información de calidad sobre la demanda futura de los servicios prestados. De este modo, es posible anticipar picos de ocupación y sus consiguientes necesidades operativas para tenerlas cubiertas en el momento en el que se materialicen.

Conclusión

Como vemos, la Analítica Avanzada de Datos, la Inteligencia Artificial, la Visión Artificial y el resto de tecnologías emergentes van a jugar un importante papel de cara a afrontar el crecimiento exponencial que se espera en el tráfico aeroportuario. Las infraestructuras no tienen un crecimiento infinito, por lo que la clave de la sostenibilidad de los sistemas va a estar en el aumento de la rotación de pasajeros y en la disminución de los ratios de estancia en los aeropuertos, tareas a las que ya está empezando a contribuir la Ciencia de Datos.

Deja un comentario

Open chat
1
¿Te ayudamos?
Bienvenido a LIS Data Solutions !! Déjanos tu contacto y un experto se pondrá en contacto enseguida
Copy link
Powered by Social Snap