Almacenes inteligentes o Smart storage

En una época en la que la cadena de suministro ha adquirido un gran protagonismo, la gestión de almacén ha incrementado su trascendencia y su optimización pasa ineludiblemente, como en todas las áreas de actividad, por incorporar sistemas 4.0 en su cometido. Es decir, garantizar la óptima operatividad de la intralogística requiere del desarrollo de almacenes inteligentes o smart storage, pero ¿cuál es su definición?

¿Qué es un almacén inteligente?

Los almacenes inteligentes son aquellos que tienen sus tareas mecánicas y repetitivas automatizadas. Es decir, incorporan la última tecnología con el fin de aumentar la eficacia en sus procesos.

Hoy en día cualquier empresa que quiera mantenerse en el mercado, que quiera seguir siendo competitiva en un entorno de cambios rápidos, tiene que centrar su estrategia de negocio en la digitalización. Y el conjunto de los centros logísticos, pero concretamente la gestión del almacén, es uno de los eslabones de la cadena de suministro en el que pueden implementarse un mayor número de soluciones de la más variada tipología.

Big Data para almacenes inteligentes

En este proceso hacia la logística 4.0 entran en juego la inteligencia artificial, la ciencia de datos, y la innumerable tecnología aplicada a la logística. Las disciplinas utilizadas son muchas: machine learning, visión artificial, sistemas predictivos, robotización…, y pueden emplearse desde en las labores de escritorio, como en la gestión documental, hasta la carga de producto en flota.

Como se puede intuir, de la mano de todos estos avances y su amplio espectro de aplicación, la digitalización de las labores de almacén incrementa los ratios de eficiencia y productividad en la entrada, almacenamiento y salida de referencias; en la preparación de pedidos; la movilidad de productos; la gestión de stock, o la realización de inventarios.

¿Cómo funciona un almacén inteligente?

En un almacén inteligente, y pensemos en centros de logística altamente robotizados, el pedido se recibe de manera automática, y los sistemas determinan el nivel de stock, y si se puede atender la petición de todas las referencias solicitadas. Aliados robotizados localizan la mercancía y acceden a ella de manera autónoma, ya sea en almacenes verticales o en carruseles horizontales.

Con los productos recopilados, se empaquetan con sistemas de picking multirrobot y quedan listos para su traslado a flota, mediante cintas transportadoras de última generación, robots móviles autónomos o vehículos autoguiados (AMR y AGV), por ejemplo. En este proceso pueden intervenir también herramientas de verificación de mercancía y del estado del embalaje, que controlan si el producto se corresponde con el pedido y si su estado es óptimo para el envío.

Y esta es solo la parte visible, la que más llama nuestra atención, porque hay infinidad de procesos digitalizados que no vemos a simple vista. La gestión de stock se lleva a cabo mediante sistemas de predicción de la demanda, el cuidado de la maquinaria con mantenimiento predictivo, determinados trabajos de escritorio con la ayuda de RPA (Automatización Robótica de Procesos), la gestión ordinaria mediante sistemas de gestión de almacenes o WMS, y un largo etcétera.

Beneficios de los almacenes inteligentes

Sabiendo qué son y cómo actúan los almacenes inteligentes, se puede deducir que son innumerables sus ventajas, siendo el principal la liberación de operarios de trabajos repetitivos o de aquellos que puedan implicar riesgos, para el desarrollo de labores de mayor valor añadido. Veamos alguno más:

  • Optimización del tiempo
  • Mejora de flujos
  • Optimización de recursos
  • Reducción de errores
  • Eliminación de ineficiencias
  • Reducción de tránsito en almacén
  • Incremento del nivel de servicio
  • Aprovechamiento de espacio
  • Control de stock y gestión automatizada de entradas y salidas
  • Monitorización en tiempo real
  • Simplificación de la toma de decisiones
  • Incremento de la eficiencia
  • Aumento de la productividad
  • Reducción de costes

El caso Amazon: el centro logístico automatizado

Si hablamos de almacenes inteligentes, no podemos pasar por alto al gran gigante de la distribución, Amazon. Sus centros altamente robotizados despiertan el interés allá donde se instalan, debido a su enorme tamaño y a la utilización de la última tecnología en gestión de almacén.

En su tarea de distribuir todas las compras que realizamos a través de su plataforma, Amazon combina el trabajo con robots y procesos automatizados, con una organización tipo tetris, en la que apenas existen pasillos ganando espacio de almacenamiento. Bajo esta visión de negocio se puede afirmar que, sin duda, el gigante del ecommerce ha logrado marcar su ventaja competitiva en su firme apuesta por la tecnología.

El futuro: gestión de almacenes con IA

Las potencialidades de los almacenes inteligentes son innumerables y alcanzan a su actividad completa. Hoy en día, en una época en la que la logística ha tomado una importancia vital para el éxito empresarial, cualquier organización que quiera continuar siendo competitiva tienen que abordar la digitalización de sus almacenes.

La optimización de las tareas de reposición, control de referencias, control de entradas y salidas, la preparación de la paquetería, los movimientos intralogísticos, y la automatización de la planificación y la gestión documental son ya de obligada adopción si se quiere incrementar el nivel de servicio y aumentar la satisfacción del cliente.

Los almacenes 4.0 han pasado de ser el futuro al presente, si bien existen muchas posibilidades de implantación y escalabilidad en función del tamaño de la industria y sus necesidades.

Deja un comentario

Open chat
1
¿Te ayudamos?
Bienvenido a LIS Data Solutions !! Déjanos tu contacto y un experto se pondrá en contacto enseguida
Copy link
Powered by Social Snap